Contacto Llamar

Contáctenos

Tweet
Logo Dr Jean Michel Butte
RESERVA DE CONSULTAS

(562) 2929 5020

Av. Salvador 95, of. 414, Providencia

Inicio / Dr. Jean Michel Butte B. / Bienvenidos

Bienvenidos

Soy un cirujano con especialización formal en cirugía digestiva, cirugía digestiva oncológica y cirugía de hígado, vías biliares y páncreas. Después de finalizar mi formación quirúrgica en Chile, complete un programa clínico en cirugía digestiva oncológica en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, de New York, Estados Unidos, seguido de un segundo programa clínico en cirugía de hígado, vías biliares y páncreas en el Foothills Medical Centre de la Universidad de Calgary, Canadá.

Mi principal interés es el tratamiento de los pacientes con cánceres originados en el aparato digestivo, fundamentalmente primarios (colangiocarcinoma o carcinoma hepatocelular) y secundarios del hígado (metástasis al hígado desde otros órganos), vías biliares, páncreas, vesícula biliar, esófago-gástrico, del estroma gastrointestinal (GIST), neuroendocrinos, colorrectal y aquellos canceres que afectan al peritoneo (como pseudomixoma peritoneal, tumores primarios del peritoneo, mesotelioma o metástasis peritoneales) o al retroperitoneo (como los sarcomas retroperitoneales).

Además, estoy interesado en el tratamiento de enfermedades benignas o pre-cancerigenas del hígado, vías biliares, vesícula biliar y páncreas, como quistes pancreáticos (como por ejemplo tumores mucinosos, neoplasias mucinosa intraductales o tumores pseudopapilares) o de colédoco (como quistes del colédoco), complicaciones de la pancreatitis aguda o crónica (como cirugías por pseudoquistes pancreaticos o por complicaciones de pancreatitits crónica), o el tratamiento de lesiones de la vía biliar que ocurren durante una colecistectomía.

El tratamiento de los cánceres originados en el aparato digestivo es complejo y el pronóstico de ellos, en la mayoría de los pacientes, está ampliamente influido por las características propias del tumor desarrollado y por la primera operación recibida. Estos tratamientos requieren de conocimientos específicos y profundos y también de un entrenamiento quirúrgico formal para obtener las destrezas quirúrgicas necesarias para desarrollar técnicas adecuadas y eficientes que permitan remover tumores que generalmente se ubican en zonas de difícil acceso, usualmente rodeadas por estructuras vasculares de importancia mayor. Además, está demostrado que un cirujano que tiene su practica diaria focalizada en el tratamiento de estas patologías complejas y sobre todo de cáncer, realiza un mayor número de estos procedimientos, lo que hace que las posibles complicaciones asociadas al tratamiento de ellas disminuyan o se pueden reconocer y manejar precozmente y que los resultados del tratamiento del cáncer sean mejores.

Debido a que los tumores del aparato digestivo son de difícil tratamiento, no sólo se requiere de un entendimiento global sino que también de un enfoque multidisciplinario que permita un tratamiento personalizado para cada paciente.

Así, soy parte de un equipo multidisciplinario de cirujanos, gastroenterólogos, oncólogos médicos, radioterapeutas, radiólogos, radiólogos intervencionistas, anatomopatólogos, anestesistas, médicos de cuidados paliativos y enfermeras, que participan activamente en las decisiones técnicas y en el tratamiento de nuestros pacientes. Asimismo, participo en el equipo multidisciplinario de manejo de otros tumores no localizados en el aparato digestivo y que requieren tratamiento quirúrgicos complejos como tumores del área ginecológica que requieren extensas resecciones peritoneales o tumores originados en los riñones o en la glándula suprarrenal que están en contacto con el hígado y/o páncreas. Creo que un equipo multidisciplinario no sólo permite que los pacientes puedan obtener un tratamiento integral de su enfermedad oncológica, sino que también puedan recibir un tratamiento específico y de excelencia. Además, permiten tratar de mejor forma las posibles complicaciones médicas y quirúrgicas que se pueden presentar en los pacientes que están recibiendo un tratamiento por un cáncer.

La relación que se establece entre un cirujano oncólogo y sus paciente es muy estrecha y de por vida, permitiendo que juntos decidamos los tratamientos que se van a implementar en el presente y futuro. Produce gran satisfacción observar que un paciente vuelve como parte de su seguimiento y su enfermedad ha sido controlada. Sin embargo, también comprendo que la enfermedad no siempre se puede controlar y considero que siempre se debe mantener una conversación franca y profunda con el paciente y su familia sobre el real pronóstico de la enfermedad para evitar tratamientos innecesarios que puedan disminuir la calidad de vida del paciente.

Aparte de mis actividades clínicas, también estoy enfocado en la investigación y en la docencia de nuestros becados de cirugía digestiva oncológica y cirugía general. La docencia es parte importante de nuestra actividad diaria y permite que cirujanos formados o en formación puedan adquirir el conocimiento teórico y las destrezas quirúrgicas para poder tratar pacientes con enfermedades oncológicas del aparato digestivo en otros centros de nuestro país y el extranjero. Creo que el desarrollo de investigación es importante para el entendimiento de la enfermedades que tratamos y porque permite diseminar el conocimiento para que otros centros también puedan implementar tratamientos oncológicos.

Por esto, además de mi entrenamiento clínico, complete un programa de investigación clínica de 2 años en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, de New York. Esto me ha permitido comprender de mejor forma la literatura científica y tomar mejores decisiones en el tratamiento de nuestros pacientes. Como consecuencia, he desarrollado múltiples publicaciones no sólo en revistas nacionales sino que también internacionales. Mis principales áreas de investigación son el cáncer de la vesícula biliar y el cáncer gástrico que son los principales cánceres digestivos de nuestro país, las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal, y los resultados del tratamiento quirúrgico de enfermedades del hígado y páncreas, entre otros.

Como consecuencia de esto he obtenido importantes premios internacionales como el Warren Fellowship, que es el premio anual más importante de la Sociedad mundial de Cirugía de hígado, vías biliares y páncreas (IHPBA), un premio al merito de la Sociedad Norteamericana de Cáncer (ASCO), The Mammadi & Alireza Soudavar Traveling Fellowship y el G.B. Ong fellowship de la Universidad de Hong Kong.